Este verano no dejes de visitar Tossa del Mar

La foto de familia muestra un momento del Acto de Entrega de los Premios FITUR 2017, que ha tenido lugar el 24 de mayo de 2017, en la Feria de Madrid. En el centro de la imagen, aparece la Secretaria de Estado de Turismo, Matilde Asían, acompañada –a su d
Foto de familia del Acto de Entrega de Premios FITUR 2017

 

 Si hoy buscamos información sobre el municipio de Tossa del Mar estaríamos hablando de la historia de Bongo, un labrador retriever de siete años que tiene artrosis degenerativa y reuma desde que nació, y sus dueños han iniciado una campaña para luchar porque pueda bañarse y jugar en el mar y de esta forma retrasar el avance de la enfermedad, ya que los perros tienen prohibido bañarse en la playa en esta localidad.

 

Pero enviandoles nuestros mejores deseos a Bongo y su familia, dejamos de lado la tierna historia para centrarnos en el municipio de Tossa de Mar. 

 

Situada entre la ciudad de Barcelona y la frontera francesa, Tossa corona la Costa Brava y es uno de sus destinos más singulares por su tremenda belleza y el gran bagaje histórico que le proporciona ser una antigua población de pescadores, la cual por su orografía y multitud de sitios para ver la mejor opción es planificar nuestros días optando por un alquiler de coches en Tossa de Mar para recorrer sus calas y lugares históricos que nos harán enamorarnos de este idílico lugar. 

 

Lo imprescindible para ver en Tossa de Mar

 

El macizo de Cadiretes es un espacio que ocupa la casi totalidad del término municipal de Tossa y parte de municipios limítrofes. Es un terreno montañoso donde los pequeños valles y hondonadas están surcados por torrentes de régimen típicamente mediterráneo. Esta circunstancia hace que en este macizo se encuentren elementos botánicos y faunísticos de clara afinidad atlántica.

 

El parque de Sa Riera es un espacio verde público de 5 hectáreas de gran valor natural y paisajístico, que ofrecen multitud de posibilidades para el paseo, el descanso o el ocio en familia. Centrado en una vegetación típica de bosque mediterráneo, con gran afluencia de encinas, alcornoques y pinos; cuanta con árboles monumentales y centenarios como el pino de Can Martí o el roble del Buen Retiro que incrementan el encanto de este espacio verde.

 

Un municipio con mucha historia. Tossa agrupa numerosos testimonios de la presencia del hombre desde el paleolítico, algunos de ellos se encuentran expuestos en la sección de arqueología del Museo de Tossa, y su tesoro histórico nos deja perlas de la época romana como la Villa Romana dels Ametllers, o nos retrae al medievo para caminar por el recinto amurallado de la Vila Vella, declarado monumento histórico-artístico nacional en el año 1931 y considerado el emblema del municipio. 

 

Y tantos parajes singulares unidos por un elemento tan mediterráneo como el mar. Conocer Tossa es disfrutar de las espectaculares playas y calas de la Costa Brava, una sucesión de acantilados y miradores rodeados de verdes y azules, un capricho de formas que juegan con el mar dibujando entrantes y salientes, playas y caletas.

 

Por supuesto a nuestros destacados se debe sumar su gastronomía local fruto de su pasado pesquero, sus fiestas tradicionales como el Pare Pelegrí, o su amplia agenda de ocio que invita a pasar unos días en el municipio acompañado de nuestra bicicleta. 

 

Tossa de Mar es uno de esos municipios donde el mejor plan es alquilar un coche, dejar el reloj en la mesilla del hotel, y perdernos por sus singulares parajes.